sábado, 22 de enero de 2011

Cuidados de la Orquidea Phalaenopsis 4ª parte

A tener en cuenta:

La manera más fácil de matar una orquídea es de regarla cada día un poquito. Por el contrario, hay que regar abundantemente (empapando bien el sustrato a fondo) pero luego espaciar los riegos de manera de que el sustrato tenga tiempo de secarse. Esta puntualización no se aplica a los sustratos de “tierra” a base de turba que se riegan de manera diferente.

Evitar de pulverizar con agua sus orquídeas: el sustrato no podría secarse, lo que provocaría la pudrición de las raíces.

Al contrario de lo que se indica en muchos libros, las Phalaenopsis adoran enormemente el sol directo, entre la mitad de otoño hasta la mitad de primavera. Como es propenso a las quemaduras de sol, hay que poner atención en exponerlas progresivamente al son directo al principio. Tocando las hojas, se puede saber si la planta recibe demasiado sol o no. Si las hojas están templadas todo va bien, por el contrario si están calientes, hay riesgo de quemadura. Por lo que, hay que retroceder un poco la planta, o bien poner una cortina fina en la ventana. A partir de la mitad de primavera, siendo el sol más fuerte, evitar el sol directo durante las horas de calor o si no, poner una cortina en la ventana.

Poner atención de mantener el sustrato más seco si las temperaturas nocturnas son sistemáticamente inferiores a 18ºC. Evitar de que la temperatura baje de 15ºC durante un período prolongado, sobre todo si el sustrato está húmedo. La planta va entonces, a sufrir, sus raíces se pudrirán, las hojas se ablandarán, se deslustrarán y los botones florales caerán. Las corrientes de aire frío son también nefastas para estas plantas.

Evitar que el agua se estanque en las 2 hojas centrales, que lo podría provocar la pudrición de la zona de crecimiento y la muerte de la planta. Las pulverizaciones con agua en las hojas, hay que intentar evitarlas; además, suelen dejar manchas de sales si su agua es calcárea lo que no es muy decorativo e impide a la planta captar los rayos solares. Si queda un poco de agua en la corona después de un riego, se puede retirarla con la ayuda de un pañuelo de papel enrollado para formar una mecha.

El amarillamiento de las hojas de arriba seguido de su caída, puede ser signo de una pudrición de la corona de la planta. Es necesario actuar rápidamente y retirar todas las partes podridas para no dejar más que tejido sano. Tratar con un fungicida y esperar que la planta eche un brote lateral lo que le permitirá de crecer de nuevo. Parar con cualquier pulverización con agua.

Un reblandecimiento general de las hojas puede ser signo de pudrición de las raíces. Si se confirma este diagnóstico, hay que actuar rápidamente y transplantar la planta con urgencia.

Observe regularmente sus phalaenopsis, pues entre los enemigos que se deslizan socarronamente en el revés de las hojas, se encuentran las cochinillas con concha y más a menudo si cabe, las cochinillas harinosas. Un tratamiento rápido le liberará fácilmente si interviene pronto.


Trucos del foro (francés)


Instale la planta entre muchas otras plantas, las macetas muy cerca las unas de las otras, su orquídea tendrá un microclima húmedo: la verá enseguida, echar raíces bien gruesas hacia las macetas vecinas o hacia la base de bolas de arcilla bien húmedas “Me gusta beber con los compañeros”.

Su Phalaenopsis debe echar cada año un nuevo par de hojas. Éstas deben ser ligeramente más gruesas que las precedentes. Si la planta no echa nuevas hojas o son más pequeñas que las precedentes es necesario revisar las condiciones de cultivo: Verificar el estado de las raíces y transplantar si es necesario. Poner la planta a 20ºC o más, a menos de 50 cms de una venta bien expuesta. Fertilizar con un abono diluido con cada riego.

Si las nuevas tienes un verde oscuro, son cada vez más largas y delgadas comparando con las hojas viejas y la planta no quiere florecer, lo más seguro es que la planta recibe muy poca luz. Desplazarla progresivamente a menos de 50 cms de una ventana con algunas horas de sol directo cada día en invierno…

Si las nuevas hojas tiene un verde claro y son cada vez más pequeñas (pero también anchas) comparando con las hojas viejas, la planta no recibe suficiente abono o tiene demasiada luz.

El amarillamiento y la caída de 2 hojas de abajo es normal, pero puede también indicar una falta de abono.

Es desaconsejable de sacar las Phalaenopsis al jardín en verano. Nuestros jardines, son generalmente “agresivos” para esta orquídeas de hojas frágiles: El sol provoca muy fácilmente quemaduras y sobre todo los caracoles y otros “devoradores” de hojas se ponen las botas y pueden hacer grandes estragos en una sola noche. Como no tiene muchas hojas, es muy perjudicial.

Algunos Phalaenopsis botánicos tienen necesidades de cultivo muy similares a los de los híbridos corrientes. Puede pues, cultivarlas si sus híbridos se encuentran bien en su casa. Podemos citar, como ejemplo, Phal. schilleriana, amabilis, aphrodite, equestris, luedemanniana, amboinensis, pallens y tetraspis...

Particularidades:



Las jóvenes plantas, llamadas keikis, pueden aparecer en las viejas varas florales si no las cortamos. Son copias de la planta madre. Cuando el keiki tenga 3 raíces de al menos 3 cm cada una, se podrá separar de la planta madre y transplantarla aparte.






Y por fin esto es todo, espero haber sido de ayuda


Floristeria Belum Avd. La Barzola nº 50- 41008 Tlfs. 954 94 50 18- 636 865 291e-mail belum1043@hotmail.es